NARCOMENSAJE EN IRAPUATO

 

 

1 de los Asesinados, Era de Irapuato

PARA que el aire no volara las cartulinas con los "narcomensajes", los criminales las clavaron con picahielos en los cadáveres. / el sol de irapuato

Triple ejecuccion

El Sol de Irapuato

18 de enero de 2009

 

Salvatierra, Gto.- Tres hombres jóvenes fueron ejecutados ayer y sus cuerpos localizados a un lado de la carretera en el tramo Tarimoro-Salvatierra. Dos tenían una cartulina con algunos mensajes y uno más con otro en una manta, en la que además del mensaje tenía un dibujo de al parecer un marrano.

Una de las cartulinas decía mas o menos: "Porque hablan con la milicia y por remitirlo a la policía Ministerial...como por tener contacto con los comandantes Juan y Elías de la policía Ministerial quienes apoyaban este movimiento".

Otro de los mensajes al parecer indicaba: "El Chapo de Sinaloa así se verá si no paga su cuenta" y tenía también un señalamiento dirigido "al gordo" y en la manta tenía dibujado un puerco con las siglas "SAP".

El hallazgo lo hicieron policías preventivos de Salvatierra cerca de las nueve de la mañana al hacer su recorrido rutinario, en el camino vecinal que conduce a la comunidad de El Fénix. Los cuerpos estaban a unos 25 metros de la carretera Celaya-Salvatierra, a unos 600 metros de Las Cruces, en el kilómetro 96+600 del lado oriente.

Dos de los ejecutados presentaban la cabeza destrozada, producto de las balas de grueso calibre y uno más, un tiro en la nuca, aunque no estaba esposado. Los tres tenían tapada la boca con cinta canela, dijo el agente del Ministerio Público, licenciado Carlos Alberto Facio Guerrero.

A ninguno se le encontró identificación, aunque se dijo que los tres no eran campesinos del rumbo, y por las vestimentas, que aunque eran de mezclilla, tenían signos de que eran habitantes de la ciudad. Trascendiendo extraoficialmente que uno era de Irapuato y respondìa al nombre de Manuel alias "El Cholo", asi como que otro era originario de San Miguel de Allende.

Los tres cuerpos estaban a la vista desde la carretera. La posición en que los encontró la policía fue con las cabezas juntas, a semejanza de una "hélice".

Los dos hombres que estaban esposados y con la cabeza destrozada, tenían cada uno una cartulina con un mensaje, el que para que el viento no se lo llevara, les fue clavado a cada uno en el cuerpo con un picahielo.

Hasta ayer no se precisó sobre el contenido de los mensajes ni tampoco a quiénes iban dirigidos.

Se estima que las edades de los muertos fluctúan entre los 25 y 30 años, son de piel morena y de complexión robusta. En el lugar donde estaban los cadáveres, la policía encontró varios casquillos percutidos y que pertenecían a "cuernos de chivo", lo que hace suponer que fueron ejecutados en el mismo lugar.

Al parecer, las ejecuciones se realizaron por la madrugada, tiempo que aprovecharon los homicidas, porque la carretera estaba vacía, aunque esto lo confirmarán los peritajes legistas, de acuerdo con la rigidez que presentan los cadáveres.

Uno de los ejecutados estaba descalzo, lo que al parecer indica que fue "levantado" mientras dormía o descansaba, aunque hasta ayer solamente se manejaban hipótesis, sin descartar ninguna línea de investigación, aunque se dijo que conforme avancen las pesquisas, se tendrán más datos para esclarecer este triple homicidio.

Esta es la segunda vez que en esta ciudad se registran estos macabros hallazgos, pues hace unos dos meses, también la policía encontró una cabeza humana sobre el kiosco del jardín principal de esta ciudad.

Sin embargo, para las autoridades municipales estas ejecuciones no representan por ahora que la sociedad salvaterrense pudiera estar en peligro, debido a que al parecer son ajustes de cuentas entre bandas posiblemente de narcotraficantes, por las que obligatoriamente pasan por esta ciudad rumbo a Celaya.

Este hallazgo de los cuerpos es parecido también a uno que se encontró cerca de Villagrán el año pasado, hace unos cuatro meses, en donde también fueron varios los ejecutados, pero no tuvo mayor impacto entre la sociedad ni de Celaya, Villagrán o Juventino Rosas, debido a que la sociedad también tomó el incidente como "pleito entre mafiosos".